19.9 C
Mercedes
jueves, junio 17, 2021
Inicio Destacadas La vocación de cuidar del otro

La vocación de cuidar del otro

El pasado 12 de mayo se conmemoró el Día Mundial de la Enfermería • En este sentido, dialogamos con las referentes del Hospital Blas Dubarry, quienes junto a sus respectivos equipos, tienen la gran responsabilidad de cuidar a los demás.

La pandemia de Covid parecería que llegó para quedarse por un buen rato, y (quizás) traer algunos cambios con ella. A principios del 2020, apareció este nuevo virus destructivo que ataca de varios modos, que se propaga fácilmente y que muchas veces termina con la vida de las personas. En medio de este contexto, el personal de salud se enfrenta día a día a esta realidad y ven al virus, o mejor dicho, a sus consecuencias haciéndole frente cara a cara.

Desde la aparición del coronavirus, el personal de salud pasó a ser ponderado y aplaudido en las calles, pero a veces pareciera que eso solo queda en la anécdota, o en la repetición de un mero discurso vacío. Puertas adentro del Hospital Dubarry la realidad va cambiando al ritmo de ese virus, y tras un año de pandemia, el personal humano va adquiriendo no solo nuevas experiencias, sino también estrés y agotamiento.

El Hospital es uno de los principales campos de batalla en nuestra ciudad, el cual durante este tiempo no solo ha acaparado desde el primer caso positivo, sino que además se ha expandido tanto en camas, atención y especialidades para poder brindar una mejor contención en tiempos de pandemia. Pero esta segunda ola vuelve a ponernos a todos en otra situación, distinta a la de hace un año, porque el virus ya no es el mismo y los protocolos tampoco. La diferencia mayor pasa en que este “nuevo Covid” acelera todos los procesos y encima recae en un sistema de salud que trata de mantenerse como puede, y sin saber a ciencia cierta que es lo que podría suceder mañana. Lo que sí está claro es que solo con su esfuerzo no alcanza.

El pasado 12 de mayo se conmemoró el día mundial de la enfermería, el cual nació para rendir homenaje a quienes realizan esa labor de cuidados ante una situación adversa, quienes son el sostén médico y psicológico en momentos difíciles y más aun hoy, cuando desde la cama de un hospital no se sabe lo que puede suceder.

Recordando esos primeros días de pandemia, Erica Zichaeus coordinadora del departamento de enfermería el Hospital contó que “al principio se internaba a la gente por aislamiento. Este año solamente porque requieren oxígeno, desarrollaron una neumonía, están agitados o están a un paso a terapia intensiva”. En el Dubarry, la renovación trajo aparejada la división de los sectores, por un lado para aquellos pacientes que necesitan asistencia por diversas patologías, y por otro, a los internados por Covid a los cuales se los sectoriza debido a su condición o cuadro de enfermedad.

“Cuando el paciente se complica va a terapia. Ahí hay posibilidades de que salga porque se lo sigue de cerca, hay monitores, cámaras, tenemos menos internados y podemos realizar un seguimiento más cercano. Normalmente se los evalúa unas 48 horas y luego entra en respirador. Se hace lo posible para que no se llegue a esa situación. Hay un período de tiempo determinado donde se puede evolucionar o terminas yendo a respirador. Sabemos que la cifra de pacientes que entran a respirador la mortalidad es alta” expresó Alba Talavera, coordinadora de enfermería del servicio de terapia intensiva.

Pero antes de llegar a este punto, en el tercer piso están los cuadros más leves donde solo se requiere oxígeno y se los ayuda adoptando ciertas posiciones corporales que mejoren el  flujo respiratorio. Ahí se concentra gran parte de la internación. La enfermería de esta área está a cargo de Sandra Silva quien trabaja en conjunto con el área de camas UTI (Unidad de Terapia Intensiva). “Tratamos de sobrellevar esta pandemia que lamentablemente nos está afectando a todos y al sistema de salud mucho más. Hay compañeros que están mal y es necesaria la concientización de la gente que no entiende por lo que estamos atravesando. El personal de salud hace un sacrificio muy grande” manifestó Sandra.

Pese a que en este tiempo han ingresado un mayor número de personal que en otras épocas, la expansión del virus y la multiplicación de contagios que se ven en esta segunda ola, deja la sensación de que cada esfuerzo es poco sumado a un estrés que ya lleva más de un año sobre todo el sistema.

“Hoy, la enfermería no solo hace lo que es enfermería. Sacamos sangre, hacemos el pedido de farmacia, son muchas cosas que pasan por nuestras manos” cometa Alba, a lo que Silvia agrega “también hacemos de contención al paciente, hacemos de psicólogo, de mamá, de todos”. En este sentido, Silvina Heredia, referente de la coordinación de las camas UTI hace referencia a la situación que se vive diariamente con los internados: “yo entré hace un rato a la habitación y un hombre que no estaba bien con su saturación te pregunta ¿y vos cómo me ves? Y la verdad es que a veces te lo quedás mirando, porque sabés que va por mal camino y muchas veces no sabes qué decirle. Tratás de ayudarlo con la postura, que haga caso a lo que le dicen, pero ese enfrentamiento es muy fuerte”.

Por otra parte y sumado a esto, también está el riesgo de contagio. “Ahora tenés que estar alarmado todo el tiempo porque tu equipo es tu protección. Hay que seguir los pasos para no salir también uno contagiado, que a veces es inevitable porque acá vemos como caen los soldados y eso significa perder un enfermero entre 10 y 14 días, lo que genera un defasaje de sacar, poner, ir y venir” comenta Erica y agrega “más allá de que entró muchísimo personal con las becas de contingencia, lo que pasa es que también son humanos y no está del todo capacitado para el lugar y más en este contexto, donde hay una responsabilidad mayor, porque te podes contagiar vos y contagiar a tu compañero, es mucho estrés. Vos tenés que capacitarlo, no es lo mismo el que está hace 24 años que el que está hace dos días”.

De esta misma manera, Alba lo ve en su equipo de camas UTI: “estamos viendo que compañeras con la vacunación se están contagiando. Sabíamos que eso podía pasar, pero esto implica mucho. El hecho es que esa baja hace que comiences a sentir el déficit de la enfermería y se empieza a recargar al resto, que ya viene con mucho estrés desde hace más de un año”.

Pero muchas veces la realidad te obliga a continuar pese al agotamiento físico y mental en que esta sumergido el equipo de enfermería del Hospital. “Nosotros vemos la diferencia en el área de terapia intensiva que los pacientes fallecen más rápido. El año pasado, cuando el paciente entraba a respirador era una semana. Hoy, al tercer día se muere. Eso nos dice que el virus es mayor” agrega Alba, haciendo una comparación con lo que sucedía a inicios del 2020. A lo que también, habría que sumarle el cansancio de un personal de salud que viene golpeado y ahora parece estar pasando por el pero momento de la pandemia.

“Tenemos insumos, equipos de protección, un director super presente con el que siempre se puede contar a cualquier hora y en cualquier día. El tema es el personal porque no estamos exentos a contagiarnos porque la exposición es continua. Nunca tenés el plantel completo, porque en el medio pasan cosas y además, no todo es Covid.

Nunca nos imaginábamos vivir algo así. Vamos aprendiendo día a día porque todo esto es nuevo también para nosotros” agrega Erica.

Finalizando, Silvia reconoce la labor de sus compañeros y manifiesta que “todos los que estamos acá, pasamos mucho tiempo en el Hospital, estamos muy conectados, venimos a cualquier hora, muy comprometidos y con un gran respaldo por parte del director del hospital que le pone muchas ganas, pero es necesario que la sociedad se cuide, que cuide a los suyos y también al personal de salud. Porque sino tenemos personal, no sabemos que es lo que pude llegar a pasar”.

Más allá de que todo el personal cuenta con equipos psicológicos que tratan de dar contención a este día a día tan intenso, esta claro que sostener este sistema de salud no es solo responsabilidad de ellos sino de la sociedad en conjunto, para no dejar que el  porcentaje de ocupación de camas sea la principal preocupación de los mercedinos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -

MAS LEIDAS

Centro de Ingenieros reafirma la importancia de los ferrocarriles

Bajo el título “Construcción en Terrenos Ferroviarios”, la Comisión Directiva del Centro de Ingenieros de Mercedes hizo pública una comunicación en la que reafirma...

“Padres Organizados de Mercedes” piden clases presenciales

Preocupados y unidos tienen “un solo fin”: las clases presenciales en el ciclo lectivo 2021 • Por estos días juntan firmas para presentarle una...

Mercedes: continúa la campaña de vacunación

Nuestra ciudad superó los 41 mil inscriptos y los 29 mil vacunados mientras continúan arribando turnos • El Dr. Pisapia remarcó la importancia de...

La UCR exige clases presenciales

Mediante un comunicado de prensa, el comité local busca que se abran las aulas • “Con el uso correcto de protocolos se puede garantizar...

ultimos comentarios